Puerta de Brandeburgo

Visitar la Puerta de Brandeburgo

La Puerta de Brandeburgo podría ser el equivalente berlinés de la Torre Eiffel o el Big Ben. Sin duda es uno de los lugares que visitar más conocidos de Berlín. Así que en este artículo te describimos sus características e historia y te damos algún consejo para tu visita.

Puerta de Brandeburgo y alrededores

Puerta de Brandeburgo Berlín

Este icónico monumento de Berlín, que preside la céntrica Pariser Platz, es un símbolo de la división y la reunificación de Alemania. La Puerta de Brandeburgo (Brandenburger Tor) es indiscutiblemente uno de los lugares que visitar en Berlín, tanto de día como de noche. Se trata del único portal que se conserva de los 18 que tenía la ciudad antigua, así como de uno de los primeros ejemplos de arquitectura neoclásica alemana.

Tal vez la conozcas como la Puerta de Brandemburgo o de Brandeburgo y, durante tu viaje a Berlín, quieras visitarla. En este caso, piensa que está muy cerca del Reichstag, el Monumento a los judíos asesinados en Europa y el parque de Tiergarten, así que puedes aprovechar. Seguro que querrás sacarte una foto o admirar unos instantes este majestuoso arco sostenido por columnas dóricas y coronado por una escultura de la Diosa de la Victoria. ¿Sabías que mide 26 metros de altura, 65,5 metros de largo y 11 metros de profundidad?

Un poco de historia

La construcción de la Puerta de Brandeburgo tuvo lugar entre 1788 y 1791. Tenía el objetivo de celebrar la ciudad como capital de Prusia y entonces recibía el nombre de Friedenstor (Puerta de la Paz). El diseño fue a cargo del arquitecto de la corte prusiana Carl Gotthard Langhans, quien se inspiró en la Acrópolis de Atenas. Dos años después, se incorporó la escultura de la Diosa de la Victoria sobre una cuadriga tirada por cuatro caballos. Cabe destacar que Napoleón se llevó la estatua a París, donde estuvo entre 1806 y 1814.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Puerta fue dañada (por lo que la estatua de hoy en día es una reproducción de 1969). Con la división de Berlín y Alemania, el monumento quedó en el lado soviético y el Muro la dejó inaccesible. En 1989, con la caída del Muro, la Puerta de Brandeburgo se inauguró delante de 100.000 personas. También fue muy concurrida la primera celebración de la Nochevieja con la ciudad ya sin dividir.

Visitar la Puerta de Brandeburgo

Pariser Platz

La Puerta de Brandeburgo se alza en una de las plazas más hermosas y grandes de Berlín: la Pariser Platz (Plaza de París). Durante la Segunda Guerra Mundial, se perdieron los edificios de la plaza y el Muro acabó de destruirla, pero en 1990, después de la Reunificación, el lugar empezó a reconstruirse. Ahora la Pariser Platz cuenta con elegantes edificios, como el Hotel Adlon, de cinco estrellas, y la Academia de las Artes (Akademie der Künste). En el otro lado de la Puerta, encontrarás la Platz des 18. März, que conmemora las manifestaciones durante las revoluciones de 1848 por la democracia.


Qué ver en la Puerta de Brandeburgo

Avenida Unter den Linden

La Puerta de Brandeburgo está en un extremo de esta importante avenida que se extiende a lo largo de 1,5 km hasta la Catedral de Berlín. Por su paso, podrás admirar atractivos turísticos berlineses como la Bebelplatz. La avenida Unter den Linden (el nombre significa "bajo los tilos", pues en un pasado los había) es la más antigua y una de las principales de la ciudad, junto con la avenida comercial Kurfürstendamm. Está llena de restaurantes, cafeterías y tiendas. Cabe decir, que en el siglo XVI, ya era un camino de herradura.


¿Cómo llegar a la Puerta de Brandeburgo?

  • Tren (S-Bahn): Brandenburger Tor, líneas S1, S2, S25 y S26
  • Metro: Brandenburger Tor, línea U55
  • Bus: líneas 100, 245, 300 y 147